Deporte y diabetes: un gran aliado

 

El ejercicio nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida; no hay ninguna razón para que una persona que padece de diabetes no pueda hacer deporte; cómo running, jugar al futbol o ir en bicicleta. Ahora bien, antes de nada habrá que hacer los controles oportunos y tomar las medidas más adecuadas en cualquier caso.

La dieta y el ejercicios deben de ser inseparables; el hecho de que se ingieran hidratos de carbono se debe de hacer para suplir el gasto calórico. Se debe de seguir un tipo de alimentación fraccionada, con el objetivo de evitar que se produzca una hipoglucemia. Y no sólo eso, si no que la ingesta de los alimentos se debe de adaptar a la acción de los medicamentos que se utilizan para tratar la diabetes, evitando que se produzca cualquier tipo de efecto secundario o incompatibilidad.

Los deportes que emplean el metabolismo aeróbico; es decir, los que fomentan la resistencia, son los más adecuados en cualquier caso. Buenos ejemplos de ello son el ciclismo, la natación, o bien las carreras de fondo. Hacer deporte de forma continuada incrementa el riego de la sangre, además de un incremento del colesterol bueno, así como la disminución de necesitar de insulina, así como otros tantos medicamentos que se ingieren de vía oral.

Los expertos son claros al respecto: hacer deporte, siempre de forma suave, trae una extensa serie de beneficios para el cuerpo, entre los que se encuentran:

-Fortalecimiento de los huesos y músculos.

-Reducción de la presencia de cardiopatías.

-Mejora de los niveles de insulina producidos por el organismo.

-Incremento del nivel de energía.

-Consumo de calorías.

Antes de hacer ejercicio debes de controlar el azúcar, de tomar la dosis adecuada de insulina, de alimentarnos correctamente (20-30gr de hidratos en el ejercicio), además de ir poco a poco, siempre con el control de tus entrenadores.

Recent Posts

Deja tu comentario