¿Cómo te puede ayudar un café antes de tu entrenamiento?

Los expertos recomiendan el consumo de una taza de café expresso por la mañana antes de empezar cualquier tipo de entrenamiento y quizá otra taza cuando estamos trabajando; más de esa cantidad podría ser negativo para nuestro estómago.

Y es que el café (en concreto, la cafeína), es un alimento potente que podría afectar negativamente a las glándulas suprarrenales si se consume en exceso. En el caso de que te encuentres estresado, el café puede ser una buena solución para reducir la sensación de ansiedad de una manera importante. También debes de asegurarte de mantenerte hidratado, y es que este líquido tiene efectos diuréticos.

El café se debe de beber por la mañana, antes de hacer ejercicio, y no después.

Los principales beneficios de tomar café antes del entrenamiento es estimular la producción de energía, además de la quema de grasa. Eso si, una vez que hayamos terminado con el entrenamiento, el cuerpo necesitará recuperarse con una comida, nunca con más cafeína. Cuando tomamos café antes de hacer ejercicios se mantendrá la quema de grasa, además de superarlas para poder obtener la máxima cantidad de energía a partir de la misma.

En cuanto al ejercicio que podemos hacer por la noche, aquí no deberíamos de tomar café, y es que podría activar nuestro organismo llegando a un punto en el que no podríamos conciliar el sueño. Si queda afectado nuestro ciclo de sueño, nos mantendremos en alerta hasta altas horas de la noche lo que, a la larga, repercutirá de una forma muy negativa en nuestra salud.

Cómo recomendación, siempre que puedas deberías de moler tú mismo el café que te vas a tomar: de esta manera no te enfrentarás a todos los aditivos de los cafés comerciales que podemos encontrar en cualquier supermercado.

Recent Posts

Deja tu comentario